Beyoncé compartió en sus redes sociales una foto donde posaba con su barriguita al descubierto presumiendo de embarazo y convirtiéndose en la reina de Instagram al batir el récord de 'Me gusta', acompañada de un mensaje que anunciaba que la cantante tendría gemelos: "Nos gustaría compartir nuestro amor y felicidad. Hemos sido bendecidos por partida doble. Estamos increíblemente agradecidos de que nuestra familia crezca en dos personas, y agradecemos las muestras de cariño", escribía junto a la imagen.

Aunque rápidamente todos los medios anunciaron la noticia y no dudaron su veracidad, unos cuantos pensaron que podría tratarse de un montaje, pues dos meses atrás la cantante había compartido en sus redes sociales una imagen junto a su gran árbol de Navidad donde no había rastro alguno de esa barriguita tan avanzada de la que presumía.

Pero por si fuera poco, apareció con un impresionante vestido rojo lleno de lentejuelas en la gala de los Grammy, donde lucía una muy avanzada gestación que despertó algunas sospechas. Pero la alarma sobre un posible embarazo fingido, para evitar que se hablase de nuevo de vientre subrogado, como en el caso de la mayor de sus hijas, Blue Ivy, saltó al ver de nuevo a la cantante en un partido de baloncesto con unos vaqueros y una camiseta blanca, donde su tripa es la mitad de voluminosa que hace unas semanas en la gala de entrega de premios.

Ahora se está debatiendo si se trata de un efecto óptico o si la estrella musical nos ha conseguido engañar a todos.