Parece que ahora cada vez que queremos saber algo de la vida de nuestros famosos basta con meternos en sus perfiles en las redes sociales, y es que han pasado a ser una gran fuente de información sobre sus vidas privadas, especialmente Instagram. La aplicación se ha convertido en una de las favoritas de las celebrities, que comparten su día a día y sus mejores posados con sus seguidores.

Instagram se ha convertido en la mejor fuente y todo un medio promocional, donde comparten sus eventos próximos y anuncian en primicia algunos de sus proyectos, pero además nos ayuda a conocer más sobre ellos y a descubrir algunos aspectos de su vida personal, pero también ha pasado a ser un elemento medidor de la popularidad.

Ahora el número de seguidores en las redes se ha convertido en un baremo para medir la repercusión de los famosos, y parece que Taylor Swift está en decadencia. Después de un tiempo marcado por el éxito, donde protagonizaba numerosos titulares por sus looks, por sus éxitos musicales o por sus conquistas sentimentales, la cantante se ha tomado un respiro.

Swift se ha tomado un tiempo de calma en su vida profesional y personal y eso se está notando en sus perfiles en las redes sociales. La intérprete se alzó con el título de la reina de Instagram, que le acabó quitando su gran amiga Selena Gomez, y ahora ha sido Ariana Grande, la también profesional del mundo de la música, la que ha desbancado a la cantante de su segundo puesto superándola en seguidores.

Taylor suma ahora 98,5 millones de seguidores, mientras que Ariana ya cuenta con 98,9 millones.