Gerardo Bazúa, ex pareja de Paulina Rubio, se ha casado inesperadamente con su novia Laura Cristina Camarena, con la que apenas lleva un año de relación y con la que se lleva 17 años de diferencia, ya que ella tiene 52 y él 35.

Y al parecer la diferencia de edad no es un problema para ellos, ya que hace unos meses el cantante presentaba a Laura en redes sociales con un bonito mensaje. "Te presumo porque eres para mí toda una reina. Me fascina saber que tu me quieres y me deseas. Vivir a tu lado siempre es una aventura…¡me fascinas!".

Según el programa mexicano 'Ventaneando', la pareja ha celebrado una boda en la que solo han estado presentes los dos hijos de Bazúa, fruto de su primer matrimonio con Yuriko Sandoval, a bordo de un yate en las aguas de Miami. Su actual mujer es agente inmobiliaria y cuenta con varias propiedades en Estados Unidos, según cuenta el medio.

La noticia ha supuesto una sorpresa para todos su fans pues recientemente circulaba el rumor de una posible reconciliación con su ex, Paulina, pero que no se dará, visto lo visto.

Recientemente Gerardo compartió una publicación en la que explicaba que la cantante llevaba cinco meses sin dejarle ver a Eros, el hijo que tienen en común. Además de defender a Colate, el primer marido de Paulina, por sufrir la misma situación que él de recién casado.