Paulina Rubio está muy lejos de volver a ser la "chica dorada" que era antes. A raíz del nacimiento de su primer hijo, parece que la cantante mexicana sufre depresión post parto, una enfermedad común después de haber dado a luz. Sin embargo, a esto se le añade el tiempo que está tardando en recuperar sus envidables curvas, que siempre lució sin problemas.

Y es que, recientemente hemos podido ver a Paulina yendo de compras sola y no muy convencida con las prendas que iba probándose. La cantante, que vestía ropa muy holgada, todavía se acaricia la barriguita, aún abultada tras el nacimiento de su hijo. Pero... ¿dónde está Colate?

Su marido y principal fuente de apoyo, parece estar desaparecido... O disfrutando de su tiempo libre, según la foto hecha pública de él con Eva Longoria y Eduardo Cruz en un yate, pasándoselo estupendamente y siendo testigo del amor de la pareja más de moda del momento.

La verdad es que Paulina no debe estar muy feliz, aunque su hijo debe ser su única alegría ahora mismo, tras la reciente muerte de su padre. ¡Animo Pau!