El pasado sábado fue el día más triste del año para todos los fans de One Direction, y es que dijeron adiós a los que han sido sus ídolos durante más de cinco años en la localidad inglesa de Sheffield. Coincidiendo con Halloween, los cuatro integrantes de la boyband se subieron por última vez al escenario para despedirse de sus fans y de la gira 'On The Road Again', que les ha llevado a visitar más de 20 países de todo el mundo.

Después de más de dos horas de concierto en las que repasaron sus cuatro álbumes de estudio, Harry, Niall, Louis y Liam avanzaron hasta el borde del escenario para dedicarles unas bonitas a sus fans, especial momento durante el que no faltaron emoción y lágrimas. "Es el último concierto de 'On The Road Again', pero no es lo último de One Direction", dijo Liam en un intento de tranquilizar a sus seguidores.

A pesar de todo, los fans todavía podrán disfrutar de los chicos una vez más durante la gala de los American Music Awards, su única actuación después del lanzamiento de su próximo álbum, 'Made in the A.M.', que verá la luz el próximo 13 de noviembre.