Nicki Minaj decidió en 2012 contar una turbia historia de su pasado revelando a través de Twitter que cuando tenía once años le clavó un tenedor en la pierna a una amiga suya durante una fiesta de pijamas.

Cinco años después de que revelase este suceso de su infancia, la ‘amiga’ en cuestión, llamada Dameka, ha decidido responder a su agresora, llamándola de todo menos bonita: “¿Zorra, estás orgullosa de esa mierda? Arruinaste la fiesta a todo el mundo y yo aún tengo cicatrices en la pierna por el tenedor que me clavaste”, revelaba la víctima.

“Le dije que no sabía cantar y que se centrara en el rap y entonces ¡me empezó a dar golpes!”, continuó contando Dameka. Aunque su cuenta enseguida fue cancelada, lo cierto es que esto nos da otra visión mucho más terrible de la historia y, sobre todo, lo que está claro es que la chica no ha olvidado el suceso por muchos años que hayan pasado.

Después de lo dicho, Dameka tuvo que ir a rezar porque remover el pasado con un suceso de este calibre en el que la protagonista es una artista internacional, te convierte en el centro de todas las habladurías: “Hoy ha sido un día duro para mí… Toda esta atención de los medios es algo que todavía me persigue. Estoy contactando con mi pastor y rezaremos”, dijo.