El pasado jueves Ariana Grande concedió un concierto en California y contó con la participación de unas importantes teloneras. Las chicas de Little Mix se subieron al escenario y, como de costumbre, conquistaron a todos los allí presentes, pero sus fans se llevaron un buen susto.

Leigh-Anne Pinnock no tomó parte de la actuación, y en un principio se comenzó a rumorear que podría haber abandonado el grupo, pero al final del espectáculo la verdad salió a la luz. La cantante se había lesionado y eso le había impedido subir al escenario junto a sus compañeras, que no tuvieron problemas en cargarse con más responsabilidad y que salieron airosa del imprevisto de última hora.

Perrie Edwards, Jade Thirwall y Jesy Nelson deslumbraron como de costumbre con su actuación, mientras Pinnock se reponía de una lesión. Al parecer, según ha informado el diario Daily Mail justo antes del concierto se quemó las piernas con el secador del pelo, y tal y como se ha podido conocer está bien. Pero la cantante no quiso perder la oportunidad de salir a saludar y tranquilizar a sus fans en una aparición final con las piernas vendadas.

Los fans recuperaron el aliento después de asegurarse de que las cuatro chicas continúan unidas, y le desearon lo mejor a Pinnock para que se recupere lo antes posible.