Ariana Grande puede presumir de tener una consolidada carrera en el mundo de la música y un estilo de lo más imitado, del que destaca especialmente su larga y alta coleta. Pero parece que el peinado que luce siempre la cantante no es únicamente porque le guste, sino que es una necesidad.

Para comprender el motivo de su look, hay que remontarse a los inicios de la cantante, cuando se convirtió en estrella del programa infantil de Nickelodeon 'Cat & Sam', cuando era una niña. Ariana interpretaba a Cat Valentine, y llevaba una melena rojiza que no tenía nada que ver con su color de pelo natural. Para conseguirlo tiñó su pelo en reiteradas ocasiones, y acabó debilitándolo.

Después de tanto teñir su cabello siendo tan pequeña se le estropeó, y ningún tratamiento ha conseguido arreglarlo. Esto ha desencadenado en un grave problema capilar que ha provocado que pierda el pelo a mechones, lo que ha acomplejado enormemente a la cantante, y ha conseguido hacerla llorar.

Así que ha decidido recogerlo todo hacia atrás y ponerse largas extensiones. Este es el verdadero motivo por el que siempre vemos a la cantante lucir una larga coleta, que suele acompañar con un flequillo o con adornos que decoran el peinado.