Sea como sea, Miley Cyrus no quiere pasar desapercibida. Así que si en los MTV VMA de Nueva York del pasado verano nos quedamos completamente ojipláticos con su actuación junto a Robin Thicke, esta vez la cantante tampoco ha dejado indiferente a nadie.

Para comenzar, al llegar a la alfombra roja de los MTV EMA 2013 lució un modelito que consistía en un mini mono con la espalda descubierta y unas botas altas en cuadros blancos y negros. Después, durante su actuación, se marcó un ?twerking? con una enana.

Y, para rematar la faena, cuando subió al escenario para recoger su premio al Mejor Vídeo por ?Wrecking Ball?, se paró en mitad del escenario para encenderse un porro sacado de un bolso de Chanel, ante la atenta mirada de los 700 millones de espectadores potenciales de la gala.