De la mano de la Fundación Starkey Hearing, Miley ha vuelto a aportar su granito de arena para una buena causa. Tras el fuerte terremoto que sufrió Haití y las graves consecuencias que ha dejado en la isla, nuestra chica Disney preferida ha querido ayudar a los niños haitianos que tienen pocos recursos para solucionar sus problemas de audición.

"Esta segunda misión a Haití fue tan impactante para mí como la primera", dijo Cyrus. "Crecí alrededor de la música y no podía imaginar lo que sería para mis hermanos ya mí, si no podía oír el magia de la música. Es tanto han influido en mi vida, que yo sólo quiero que todos disfrutar de un sonido, como estaba previsto ". Ha declarado la cantante.

Miley no quiso irse sin antes hablar con el presidente haitiano Michael Martelly al que mostró su deseo por seguir apoyando la labor humanitaria en Haití. Y es que ella quiere llevar lo mejor de ella a la isla y llenar de esperanza e ilusión a aquellos que no han tenido tanta suerte en la vida como ella.

Un gesto que demuestra que la cantante es una artista de los pies a la cabeza y del que su novio Liam Hemsworth puede estar más que orgulloso. Si es que está chica es todo corazón... ¡Olé por Miley!