Durante su espectáculo 'Jingle Ball 2013', Miley Cyrus apareció en el escenario con bailarinas que lucían cuernos, simulando los renos, y no podía faltas su dueño, Papá Noel. Pero en esta fantasía de Miley, Santa Claus tenía unos kilitos de menos, era bailarín y respondía al nombre de Cheyne Thomas amigo, y al parecer, algo más para la exestrella de Disney. En varias ocaciones a lo largo de la actuación, Cyrus se acercaba a Santa Claus, y le hacía un 'twerking' por ser, según lo ha hecho público en su Twitter, "muy malo".

Aunque la sorpresa no sería para sorpresa para los que, minutos antes de la actuación, se pasaron por el Twitter de Miley, donde publicaba una fotografía junto a este joven en el que reflejaba cuáles eran sus intenciones. ¡El que avisa no es traidor!