El esperado regreso de Adele a los Premios Grammy no fue tan deslumbrante como se esperaba, y es que la artista sufrió algún que otro problema durante su actuación en la gala.

Y es que cuando comenzó a cantar su ?All I Ask?, un ruido de fondo acompañado de un desafine hicieron que Adele sonase desentonada, para sorpresa de todo el mundo.

Por fortuna todo tenía una explicación, y así lo reveló ella misma a través de su cuenta en Twitter: ?Los micrófonos del piano cayeron sobre las cuerdas y ese fue el sonido de guitarra que se escuchó. Hizo que sonara desentonado. Cosas que pasan?, escribió.

Más tarde se tomaba con más humor la anécdota, revelando que, una vez fuera de la gala, se fue a un restaurante de comida rápida para que se le pasara el disgusto.