Mel B acaba de obtener una orden de alejamiento de su exmarido, Stephen Belafonte, según informa el portal TMZ. La orden no la habría pedido sólo para ella, sino también con sus tres hijos, y además obliga al Belfonte a abandonar el domicilio familiar.

Según la demanda, a la que ha tenido acceso este mismo medio, la ex Spice Girl asegura que su exmarido seguía el patrón de que cada vez que ella conseguía algún éxito, la agredía para dejar claro quién mandaba. Por ejemplo, cuando llegó a la final de ‘Dancing with the stars’, le rodeó el cuello con las manos y llegó a golpearla hasta hacerla caer en el suelo.

Por lo visto, estos abusos ya comenzaron durante su primer año de matrimonio, en 2007. En otro de los episodios que revela TMZ, cuando iba a cantar una canción con Usher en el programa X-Factor, tuvo un ataque de celos, golpeándole con el puño y partiéndole el labio. Y otra de las situaciones violentas que vivió fu cuando se reunió con las Spice Girls de nuevo en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos en Londres, tras los que la obligó a tuitear que se había hecho daño por caminar con tacones altos.

A todo ello también hay que sumar que, según la artista, Stephen dejó embarazada a la niñera, que finalmente abortó y a la que llegó a pagar 300.000 dólares por su silencio en concepto de ‘servicios extras’. Asegura que intentó abandonarlo en varias ocasiones pero que “me amenazaba con violencia y con destrozar mi vida de todas la maneras posibles… con destrozar mi carrera y con llevarse a mis hijos”.

Cuando TMZ ha preguntado a Belafonte por estas acusaciones de su exmujer, él ha contestado: “No he escuchado estas acusaciones. ¿Sabes cuáles son mis comentarios al respecto? Pues que ella es la madre mis hijos. Mi mente está realmente consternada por cómo va a afectar esto a nuestros hijos. Y en la oscuridad en la que ella está. Eso es todo, estoy en shock por esas alegaciones”, ha respondido.