Cada año tenemos el placer de ver cómo un cantante se emociona al recibir el premio a Mejor Artista Revelación en los Premios Grammy, y esta vez las lágrimas se le han escapado a Meghan Trainor, que tuvo el honor de recoger esta estatuilla  en el escenario del Staples Center de California.

Al igual que su vestido sparkly en negro, la artista brilló con su nueva melena pelirroja: "Gracias a L. A. Reid por verme como una artista en lugar de solo una compositora. Y a mi madre  y a mi padre, por creer siempre en mí", comentó en su discurso la nominada junto a Courtney Barnett, James Bay, Sam Hunt y Tori Kelly. "Soy un desastre, tengo que llorar", añadió mientras intentaba contener el llanto.

Meghan también fue nominada en 2015 a Mejor Grabación Del Año por 'All About That Bass', que en 2016 ha sido para Mark Ronson y Bruno Mars por 'Uptown Funk'. En la edición de este año, la cantante participó en el homenaje a Lionel Richie interpretando 'You Are', a la vez que otros artistas, como Demi Lovato, Tyrese Gibson o Luke Bryan, hacían lo propio con diferentes temas.