Mariah Carey y discreción no van unidas. Y es que la diva del pop es toda una declaración de intenciones ya sea en un videoclip o en el gimnasio.

Por un lado, Carey ha sacado a la luz el videoclip del tema ‘I Don’t’, donde podemos verla quemando su vestido de novia. No sabemos si es el mismo vestido que pensaba colocarse para casarse con el multimillonario James Packer pero, desde luego, deja bien clarito que esa etapa de su vida está más que hecha cenizas.

Por otro lado, la cantante también nos ha dejado sin palabas cuando hemos visto en su perfil de Instagram unas fotos en las que aparece en el gimnasio con un look inexplicable. Con bómber negra y blanca, body negro, medias de red y botines deportivos de tacón, Mariah hace un intento de mostrarse sexy mientras ejercita su cuerpo, pero el resultado es de lo más ridículo.

Mariah, ¿en qué estabas pensando?