Mariah Carey ha pasado por unos años muy difíciles. Ha sido ahora, en una entrevista para la revista People, cuando la cantante ha confesado que sufre un trastorno bipolar.

“Hasta hace poco vivía en la negación, el aislamiento y en constante temor. Era una carga demasiado pesada para llevar y simplemente ya no podía hacerlo. Busqué y recibí tratamiento, puse a personas positivas a mi alrededor y volví a hacer lo que amo, escribir canciones y hacer música", declaraba la artista a la publicación.

Mariah asegura que ahora está medicándose, tratando de “encontrar el equilibrio adecuado que es lo más importante”. Y es que durante mucho tiempo creyó que se trataba de un trastorno grave del sueño: "Pero no era un insomnio normal y no estaba despierta contando ovejas".

La decisión por la que Carey ha decidido hablar sobre ello ahora tiene un propósito claro: “Tengo la esperanza de que podamos llegar a un lugar donde se elimine el estigma a las personas que pasan por algo como esto. Puede ser increíblemente aislante. Me niego a permitir que esta enfermedad me defina o me controle".