Mariah Carey ha comenzado el 2017 con mal pie. Su desastrosa actuación en Times Square para Año Nuevo ha sido lo más comentado de los últimos días, y es que un fallo en el sonido provocó que el playback no saliera adelante, por lo que, ni corta ni perezosa, la diva del pop decidió abandonar el escenario.

Ya su representante hablaba de sabotaje en una carta que publicó quejándose del mal hacer del equipo de producción Dick Clark Productions. Pero en su primera entrevista concedida tras el deplorable show, Mariah asegura: “Soy de la opinión de que Dick Clark no hubiera permitido que a un artista le pasara eso, seguro que él se siente tan mortificado como yo ahora mismo”.

De lo que sí está convencida Mariah es de que los problemas que surgieron fueron orquestados deliberadamente y de que hubo un sabotaje contra su persona. “No me van a dejar hacer un evento en vivo en el futuro". Y no sólo eso, sino que además: “Esto va a hacer que confíe menos a la hora de trabajar con personas que no sean de mi equipo”.

Por último, ha querido agradecer el gran apoyo de sus fans en los días posteriores al incidente: “Estoy muy agradecida a todos mis seguidores y a los medios de comunicación que me han apoyado después de lo sucedido, ya que realmente había sido una temporada de vacaciones increíble para luego convertirse en una terrible víspera de Año Nuevo”, sentenció.