Madonna desató la polémica tras unos bailes muy sensuales en compañía de Ariana Grande en su último show en Miami el pasado 2 de diciembre, y no precisamente por su twerking. El look elegido por la estrella del mundo de la canción, corto y vaporoso, dejó a la vista su trasero en la totalidad. El extraño aspecto que presentaba su culo despertó una gran polémica en las redes sociales, y se puso en duda que lo hubiese conseguido exclusivamente con horas en el gimnasio.

A sus 58 años siempre ha podido presumir de cuerpazo, y es que la cantante rubia se esfuerza en sus entrenamientos para luchar contra las consecuencias de la edad y poder presumir de un físico envidiable. Pero el vídeo que está dando la vuelta en las redes sociales, ha despertado muchas dudas y se contempla la posibilidad de que haya recurrido a algunos retoques hechos con bisturí.

Ariana y Madonna se dejan llevar por la música y bailan en el escenario a ritmo frenético y de forma muy seductora, pero a pesar de los incesantes movimientos, el culo de Madonna se mantiene firme e inmóvil. Duro como una piedra en el sentido más literal. ¿Es el resultado de muchas horas de entrenamiento o se trata de unos buenos implantes?

No sabemos con exactitud de qué se trata, pero está claro que a Madonna no le importó enseñar al público sus duras posaderas, porque sin ningún tipo de timidez se dejó llevar junto a su invitada especial y no hay más que ver el vídeo para ver que disfrutaron del momento plenamente.