Madonna continúa con la lucha incansable por la custodia de su hijo Rocco. Después de que la cantante hiciera un viaje relámpago a Londres para intentar convencer al joven de 15 años de que volviera con ella a Estados Unidos con escasos resultados, Madonna ha decidido contratar detectives privados para que vigilen la vida diaria de Rocco con su padre en Inglaterra.

La reina del pop considera que el chico "vive peligrosamente" con Guy Ritchie debido a que no le impone ningún tipo de norma de comportamiento. Según afirman medios estadounidenses, Madonna asegura que Rocco fuma, caza en el campo inglés y no está escolarizado, perjuicios con los que pretende recuperar la custodia de su hijo en los tribunales.

En cuanto a Ritchie, permanece en silencio y llama a recordar las leyes de protección de menores de Inglaterra y Gales. Ahora bien, el exmarido de Madonna reconoce que permitió que Rocco se quedara en Inglaterra en Navidad a pesar de que una jueza de Nueva York ordenó que el adolescente se fuera con su madre.

Unas fotografías en las que aparecen Guy y Rocco paseando en bicicleta por Londres y en las que se aprecia que el chico está cometiendo una infracción al rodar por la acera, además del hecho de que Rocco esté siendo escolarizado con un profesor privado en casa, serán factores favorables para Madonna en el futuro juicio por la custodia, aunque la cantante libra una difícil batalla, ya que el joven está decidido a quedarse con su padre, su mujer Jacqui y sus tres hijos en Inglaterra.