Luis Miguel suele perder los nervios con facilidad, algo que ya hemos comprobado en muchas ocasiones. De hecho, hace unos meses incluso llegaba a agredir a un técnico de sonido en pleno concierto.

Algo que contrarresta mucho con la actitud que ha mostrado el 'Sol de México' durante uno de sus últimos shows en Phoenix, Arizona. Durante una de las canciones, el artista decidió acercarse al público para darles la mano, y una de las seguidoras se emocionó tanto que casi provoca que caiga del escenario. Pero, lejos de lo esperado, Luis Miguel se tomó el incidente con una sonrisa e incluso le dio un manotazo a modo de broma.