Luis Miguel ha logrado un acuerdo con su exmanager William Brockhaus, quien lo demandó por incumplimiento de contrato. Horas antes de compadecer este jueves en la corte federal de Los Ángeles por orden de la jueza, el cantante decidió abonar un cifra de un millón de euros que debía desde junio de 2016 a Brockhaus, según ha comentado la defensa de este.

Su exrepresentante exigía esta indemnización en la que se incluía los intereses los honorarios de los abogados, por incumplimiento de contrato cuando ejercía como representante del músico entre 2013 y 2015.Tras haber cerrado el acuerdo, la presencia del cantante ya no será necesaria y sólo será presentado el documento ante la jueza para que quede registrado.

Luis Miguel tiene otra demanda por incumplimiento de contrato por no concretar una gira con Alejandro Fernández y además está en juicio por un préstamo a Warner Music México de tres millones seiscientos cincuenta mil dólares, el cual no ha podido pagar aún.