Si los chicos de One Direction desatan pasiones allá por donde van, y desde que se conociese la noticia de la futura paternidad de Louis Tomlinson la locura se ha vuelto imparable. El cantante, de 23 años, se ha convertido en el protagonista indiscutible del concierto que la banda ha dado en la ciudad de Seattle donde miles de fans han dado la enhorabuena al futuro papá.

Una de las fans tuvo su particular forma de felicitar a Louis lanzando un muñeco en forma de bebé al escenario, acción que el cantante no se tomó nada bien. El artista devolvió inmediatamente el juguete al público y al finalizar la canción soltó un "Indignante, ¡no es real!", que dejó a todos con la boca abierta.

A pesar de todo, Louis dio las gracias a sus seguidores por el apoyo recibido al finalizar el concierto. Y es que el cantante está "muy contento y emocionado" por su futura paternidad y cree que Briana Jungwirth será una "gran madre" para su hijo, según ha declarado una fuente cercana a Tomlinson a la revista People.