Los chicos de One Direction la han vuelto a liar sobre el escenario. Después de que hace unas semanas Harry Styles protagonizase una aparatosa caída y de que a Louis Tomlinson le tirasen un 'baby born' en pleno concierto tras anunciar su futura paternidad, Liam Payne ha protagonizado una divertida escena para deleite de muchos de sus fans.

Durante una de las canciones que la banda interpretó en su concierto en Minneapolis, Louis se acercó a Liam y le desabrochó bruscamente la camisa al más puro estilo 'streaper', haciendo saltar los botones por los aires. La histeria se desató entre los fans al instante, y más aún cuando el cantante se giró y dejó a la vista de todos los allí presentes su pecho desnudo.

A pesar de que el momento fue un poco embarazoso para el británico, pronto se repuso y protagonizó otro de los momentazos del concierto. Se acercó a una seguidora y le plantó un beso en la mejilla justo después de decirle con sonrisa pícara: "No se lo digas a mi novia o tendré problemas".