Fue el niño el encargado de alertar a su madre y a los profesores del colegio de que su padre le había pegado en varias ocasiones. Ante esta situación, Paula Patton dejó el caso en manos de las autoridades. En su defensa, Robin Thicke alegó estar bajo el efecto del alcohol y las drogas, y justificó su comportamiento, pero el caso de malos tratos a su hijo de tan solo 6 años continúa abierto.

El portal de noticias TMZ ha sacado a la luz recientemente un nuevo episodio en esta complicada historia, protagonizado por la niñera del pequeño en casa de su madre. Ha sido ella la encargada de contactar con la policía para avisar del estado de pánico que sufre el niño cada vez que tiene que acudir a casa de su padre, tal y como se puede escuchar en el audio de la llamada que hizo al 911 y que ha sacado a la luz el portal mencionado anteriormente.

Todo parece apuntar que Julian tiene miedo de volver a ser víctima de la actitud violenta de su padre, y no quiere quedarse con él. Pero Robin culpa a su madre de haber manipulado emocionalmente al pequeño, consiguiendo que tenga ese temor a estar con él.

Mientras tanto, aunque ambos han hecho lo posible por poner de su parte para resolver la situación cuanto antes, continúan sin llegar a un acuerdo sobre la custodia de su hijo.