Celebrities » Pop

también le afectó a su salud mental

Liam Payne confiesa que era alcohólico mientras estaba en One Direction

Liam Payne ha dado unas declaraciones en las que confiesa los problemas que tuvo durante el tiempo que fue uno de los integrantes de One Direction. Una entrevista en la que el cantante ha asegurado que: "Pasé por una etapa de alcoholismo y a veces las cosas llegan demasiado lejos".

Liam Payne

Gtres Liam Payne

Publicidad

Liam Payne ha concedido una entrevista en la que se ha abierto y ha contado el lado que nunca vemos de la fama. El cantante ha confesado los problemas que tuvo mientras estuvo en el grupo que lo llevó a la fama, One Direction.

Siempre hemos podido ver cómo el artista había asumido el papel de 'papi' del grupo, siendo siempre el portazoz del mismo: "Si algo iba mal, recibía una llamada. Si hacía falta una disculpa, la daba yo. Era el portavoz de la banda tanto con la prensa como con la discográfica. Cuando me pusieron con estos chicos pensé joder, no sé cómo se hace esto", decía para Telegraph.

El artista ha confesado que eran muchas las ocasiones que no tuvieron tiempo de celebrar todo el éxito que estaban teniendo, algo de lo que se arrepiente enormemente: "No nos parábamos a celebrar lo que habíamos hecho. Recuerdo ganar muchos American Music Awards y rápidamente coger un vuelo. Llegó a un punto en el que el éxito era super fluído. Ni si quiera sé lo que pasó con nuestras canciones, las cantábamos, luego cantábamos otras más. Era un trabajo bastante duro. Non-stop", asegura Liam.

Este ritmo de vida lo llevó a un punto en el que él mismo reconoce que no era feliz: "Pasé por una etapa de alcoholismo, y a veces las cosas llegan demasiado lejos. Todos hemos sido ese tío en la fiesta que es el único que se lo pasa bien, y a menudo ese era yo". Fue la misma bebida la que lo llevó a aumentar considerablemente de peso, algo que no pasó desapercibido por sus fans: "Llegué a pesar 83 kilos, sólo comía basura y me hacían bromas por mi peso, y es afecta mucho a la cabeza. No tengo nada que esconder. Éramos bastante irresponsables, pero conseguí sacarlo de mí", reconoce Payne.

Pero no solo fueron problemas físicos por los que pasó sino también mentales: "No podíamos ir a ningún lado. Del hotel al concierto y del concierto al hotel. Y nada de dormir, porque había gente fuera. A veces necesitas un poco de sol, o un paseo", asegura el artista.

Publicidad