Como recién salida del circo de los horrores, Lady Gaga luce un look de lo más extrambótico. Con gafas futuristas, un top que ni Madonna en sus mejores años y unas botas que le hacen parecer una auténtica zancuda, nuestra chica ha protagonizado un reportaje de la mano de Vanity Fair.

Perrito en mano y tupé a lo Elvis, Lady Gaga es un auténtico espectáculo. Hasta para disfrutar de su salchica con ketchup la cantante parece recién salida de una película futurista. ¿Serían exigencias del 'guión'? ¿O es que a nuestra chica le entró hambre durante la sesión de fotos que no pudo contenerse?

Con zancos y a lo loco Lady Gaga demuestra estar a la altura de cualquier situación. Con sus maxi botas de más de 30 centímetros de alto, la diva del pop luce como una auténtica Drag Queen. Le sientan a las mil maravillas y las lleva con tanta soltura y clase que nos hace qué pensar. ¿Dejará la música para dedicarse al mundo de la noche más 'drag'? La verdad es que con este look encajaría perfectamente en los famosos pasacalles ibicencos...

¿Y qué decir del 'pájaro' que luce en su cabeza? ¡Parece a punto de echar a volar! Y es que este tocado es de todo menos sencillo. ¡Menuda pajarraca está hecha!

Un estilo único como ella y no apto para cualquiera. Pero es que Lady Gaga se atreve... ¡Con todo!