Que una sea una mega estrella del mundo de la canción no significa que se abran ante ti todas las puertas que encuentres... Y si no que se lo pregunten a Lady Gaga.

La actual Reina del Pop fue la invitada especial de un conocido programa estadounidense, presentado por Anderson Cooper: '60 minutes'. Y con motivo de tal 'honorable' visita, el conducrtor del show decidió llevarse a la diva al edifico en el que esta vivía cuando era Stefani Germanotta, una desconocida chica que perseguía el sueño de ser cantante...

Gaga, muy emocionada por el momento, llamó a la puerta de su antiguo apartamento y pudo hablar con la nueva inquilina, la cual no quiso abrir la puerta a la chica del momento. Al parecer, fueron las cámaras de televisión lo que intimidaron a la mujer, y por mucho que la cantante intentó negociar para que abriese la puerta... ¡Ni Gaga ni Gago!

Debido a la negativa, la intérprete de 'Bad Romance' y el presentador tuvieron que conformarse con las escaleras del edificio como escenario para poder hacer un repaso de los comienzos de la polifacética cantante.