Kesha acusa a su productor de abuso mental y sexual desde el 2014, cuando puso la primera denuncia. La cantante llevó su caso a los tribunales con el fin de poner fin al contrato que la une al Dr. Luke. Ahora ha publicado unos correos electrónicos con los que pretende que el juez valore de nuevo la posibilidad de que se libre del contrato que le sigue atando al productor.

En los emails difundidos por Kesha se puede leer: "Los grandes compositores y productores son reacios a dar a Kesha sus canciones debido a su peso", que escribió Dr. Luke en uno de los correos. Pero eso no es todo, en otro que envió a la representante de la cantante, Monica Cornia, escribió: "Estamos discutiendo cómo podría ser más disciplinada con su dieta. Ha habido muchas veces en que hemos sido todos testigos de cómo se la ha saltado. Esta vez era Coca-Cola Light, pavo y sobre todo zumo". Ante esto, la representante pidió más comprensión "porque ella es humana y no una máquina", respondió Cornia.

El productor ya se ha manifestado al respecto y ha respondido enviando un comunicado a varias revistas, declarando que sus palabras han sido sacadas de contexto: "Kesha y su equipo continúan confundiendo al no querer revelar toda la verdad mostrando la mala fe de Kesha Sebert y sus representantes, lo cual es dañino para ellos mismos", y es que según ha revelado, el juez ha aceptado mantener en secreto los informes médicos de la cantante.

Pero parece que con la difusión de estos mensajes pretende alcanzar su libertad y recuperarse mental, física y emocionalmente, además de reabrir el caso en el que lleva inmersa desde el 2014, y que Dr. Luke ha negado en todo momento. Habrá que esperar hasta la semana que viene, que la cantante y el productor comparecerán ante el juez.