Los vientos no soplan favorables para Katy Perry. Por un lado, su matrimonio con Russell Brand no va nada bien: son muchos los rumores que apuntan a una crisis en la pareja. Por otro, su hermana Angela ha sacado a relucir toda la pelusilla que llevaba guardada durante mucho tiempo y, según sus palabras, “Katy me lo ha quitado todo”.

La mayor de las Perry ha provocado así una crisis familiar al ser incapaz de controlar sus celos y ha soltado todo el rencor que llevaba acumulado desde la adolescencia.

Por lo visto, su hermana pequeña ha sido siempre el ojito derecho de sus padres y el centro de todas las miradas, pero según Angela “la artista de la familia debería haber sido yo”.

Para Katy su familia siempre ha sido lo más importante. ¿Cómo se sentirá ahora la cantante al ver que no cuenta con el apoyo de un ser tan querido?