Hace unos días las redes sociales hacían eco de la gran fiesta sorpresa de cumpleaños que Katy Perry preparó para su chico, Orlando Bloom, por su 40 cumpleaños. Una celebración donde la madre del actor fue la invitada más especial, según comentó el propio Bloom en su cuenta de Instagram, y donde, según hemos podido ver en las publicaciones compartidas por los invitados y por la propia Katy, se lo pasaron fenomenal. Una fiesta donde no faltó nada, ni una tarta especial ni pantalones y camisetas con la cara del actor para que se los pusiesen los invitados.

Según ha explicado E!News, Katy Perry quiso aprovechar la ocasión para someterse a un cambio de look de lo más arriesgado y extraño donde su pelo era el principal protagonista. La cantante irrumpió entre los invitados con una media melena en color naranja pálido y raíces platinadas. A esto se suma que no llevaba ni una gota de maquillaje, lo que la hacía parecer aún más pálida de lo normal. Con este nuevo look, Katy combina a la perfección con Orlando, que desde hace unos meses también luce su cabellera platinada.

Pero ella parece estar encantada con su nuevo look y ya ha compartido imágenes con esta nueva melena en las redes sociales, donde podríamos asegurar que está más rubia que en la fiesta del actor. La cantante no lo ha dudado y ha vuelto a jugar con su pelo y con los colores como nos tiene acostumbrados. Está claro que le gusta arriesgar y que no es solamente atrevida con su vestimenta.