Katy Perry durante eñ Room VIP de Paris

Katy Perry ha tenido una trifulca con unas monjitas. Resulta que la cantante quiere comprar el convento donde antes vivieron las monjas del Inmaculado Corazón de María. Y claro, a dos de las hermanas no les ha hecho demasiada gracia que la chica que cantaba 'I Kissed A Girl' ahora viva en el lugar donde ellas rezaban.

El convento de la disputa se encuentra en Los Ángeles, y tiene nada más y nada menos que ocho hectáreas de terreno. Aunque Katy sea la cantante mejor pagada de este año según la lista Forbes, parece ser que las monjitas están poniendo muchas dificultades para la compra del terreno. Incluso han intentado convencer al arzobispo de la ciudad para que la venta no se lleve a cabo.

Pero la artista es una chica muy resuelta y ha decidido ir con su madre a visitar a las hermanas. La cantante les enseñó su tatuaje de Jesús, y además les cantó 'Oh Happy Day', pero las enemigas de Katy siguen en sus trece. ¿Conseguirá Perry el convento?