Lo que ha sufrió Kanye West a finales del 2016 fue más grave de lo que se conocía hasta el momento. El cantante tuvo que ingresar en un centro de rehabilitación durante un tiempo después de sufrir una crisis psiquiátrica a la que se achacó el exceso de trabajo al que se había sometido recientemente. Pero eso no es todo.

Según ha declarado su compañero y amigo Malik Yusef en la alfombra roja de la gala de los Grammy, celebrados el pasado fin de semana, West sufrió pérdidas de memoria de las que continúa recuperándose. "Su memoria va a volver, porque es súper buena. Él se pondrá bien", comentó Yusef a la publicación Popsugar.

Parece que su mejor medicina ha sido su familia, y es que según comentó el amigo de Kanye, pasar tiempo con su mujer y sus hijos estimula su mente. Kim Kardashian está muy volcada en la recuperación del padre de sus hijos, y la ayuda del pequeño Saint, que comienza a dar sus primeros pasos y no para de jugar, está siendo fundamental. Ellos dos, junto con la mayor de las hijas de la pareja, North, están ayudando a que West se recupere después de la grave crisis que sufrió, y que continúa manteniendo a la familia muy preocupada por miedo a una recaída o porque poco a poco le sea imposible recordar.

Kim Kardashian y Kanye West | Gtres