La madre de Kanye West murió a causa de una intervención quirúrgica en 2014. Donda West se sometió a una reducción de pecho y liposucción pero falleció en el posoperatorio después de que ocultase a los médicos sus problemas de corazón. Por eso no nos extraña que el marido de Kim Kardashian se emocionara cuando vio que una fan llevaba una camiseta en homenaje a su progenitora durante el concierto que ofreció en Miami.

Además, el fenómeno fan también ha hecho que la misma joven lleve un tatuaje haciendo mención a la canción 'Runaway' del rapero. West coreó el nombre de la chica e incluso le dedicó 'Power' lo que hizo que Krystal no pudiera contener las lágrimas.

Lo cierto es que no han sido buenos tiempos para West debido a su enfrentamiento con Taylor Swift que ha hecho que el panorama musical se divida en dos, los que están a favor del primero y los del bando de la rubia. Además, su discurso en los MTV Video Music Awards tampoco estuvo muy acertado. Unido a esto, hay que sumar el desencuentro que tuvo con un fan que intentó subirse al escenario a la fuerza. ¡Menos mal que admiradores incondicionales! Tanto es así que el artista ha conseguido en dos días un millón de seguidores en Instagram con una sola publicación donde ni siquiera aparece él.