Justin Timberlake se ha convertido por unos minutos en padrino de boda. Sí, sí como lo oyes, el cantante se encontraba inmerso en pleno concierto en el KFC Yum! Center de Louisville cuando de repente paró la música.

Y no por un motivo cualquiera, Justin ha sido el impulsor de que un chico llamado Josh le pidiese matrimonio a su novia sobre el escenario en el que el cantante estaba ofreciendo uno de sus conciertos.

Así se puede ver en el vídeo como Justin se acerca al público e invita  la pareja a subir al escenario: ?Josh y Kim, ¿Por qué no suben a la tarima??, dijo Justin, quien luego presentó a la pareja ante sus fans. Después el futuro marido se agachó como bien manda la tradición y le pidió la mano a su chica.

Esto provocó que el público y el propio Justin se vinieran arriba provocando una ovación que hizo temblar las paredes del recinto.