Parece que el paso de Justin Bieber por Reino Unido no está siendo todo lo bueno que el cantante esperaba. Después de la polémica que generó en Birmingham diciendo a sus fans que sus gritos eran bastante desagradables, ahora en Manchester el cantante la ha vuelto a liar.

El cantante se disponía a decir unas palabras cuando sus fans comenzaron a gritar de nuevo, ante los gritos histéricos de sus fans, Bieber se enfadó y abandonó el escenario tirando el micrófono al suelo.

Minutos más tarde, y cuando se le pasó el cabreo, el artista regresó al escenario: "Manchester no aguanta mis palabras, así que no hablaré", y continuó con su concierto sin decir ni una sola palabra hasta que al final del show quiso hacerles saber a sus fans por qué se había cabreado: "La razón por la que me he enfadado antes es porque he viajado por todo el mundo para venir aquí. Me dedico a actuar para poner sonrisas en las caras de la gente. Y antes he sentido que no me estabais devolviendo el respecto y eso duele un poco, así que por eso me he ido. Pero vamos a terminar con esta última canción... Baby".