En muchas ocasiones los famosos intentan pasar desapercibidos en su vida privada y para ello se ocultan bajo grandes gafas o sombreros para que no los reconozcan. Aunque otras veces intentan ir más allá y llegan a disfrazarse para que el resultado sea el esperado.

Esto es lo que ha hecho Justin Bieber durante su estancia en Ámsterdam aunque ha cometido un grave error en su elección, y es que el artista ha escogido uno de los disfraces más cutres para tratar de pasar desapercibido.

Así, ataviado con unos pantalones beige, una camisa de cuadros roja, una peluca castaña y una barba con un aspecto muy falso ha sido como Bieber se ha pasado por la calle con la intención de volver a ser anónimo aunque logro todo lo contrario.

De hecho Justin llegó a preguntar a una transeúnte directamente si parecía real lo que llevaba mientras un espontáneo lo graba en vídeo. Sin duda una de las peores ideas que Bieber ha tenido nunca.