Los famosos internacionales tienes sus truquitos para no pagar los impuestos que deberían pagar por sus monumentales ganancias. Presumen de ser solidarios y lo que están haciendo es evadir tributos mediante técnicas de ingeniería fiscal, según ha informado El Mundo.

Justin Bieber es una de las estrellas que se beneficia de su imagen social. El cantante ganó 50 millones gracias a un fondo de inversión y no pagó los impuestos que requerían por ello. Su novia Selena Gómez, tampoco se queda atrás. Obtuvo 600.000 euros tras invertir en una empresa de fotografía de Internet que no declaró supuestamente por su ayuda humanitaria.

Otra que no paga es Jessica Alba, quien  invirtió en la venta de pañales y ropita de bebé en la red y se embolsó 25 millones. La mitad que Ashton Kutcher, que invirtió en acciones de Skype y obtuvo 50 millones más.

Aunque si alguien se lleva el premio, ese es Bono de 'U2', llenó su bolsillo con la friolera cantidad de 1929 millones, por inversiones en Facebook y justificando su labor benéfica, se libró de pagar al Estado. Han ganado mucho, pero de solidarios, poco.