Mira que nos han dado dolor de cabeza estos chicos: que si estamos, que si no, que ahora somos amigos, me pongo celosa... Al final ¡toma beso en toda la boca! En plena gala de los premios musicales Billboard Justin Bieber se levantó y le plantó un besazo a su novia, Selena Gomez, ante un público enfurecido.

Justin Bieber es uno de los artistas más extremistas, es decir que cosecha tanto admiradores como enemigos, pero el otro día, cuando se levantó para recoger su premio y lo celebró con su churri todos los artistas estallaron en euforia. Quizá ellos estén tan cansados como nosotros del ocultismo que hemos vivido con esta relación. Por eso se ve a Keith Urban, maridito de Nicole Kidman, como si en un partido del mundial se tratara. Animando a Justin como su no hubiera un mañana.

Nos podemos imaginar qué clases de cosas le estaban chillando: ?¡Hasta la campanilla!?, ?¡Con lengua, baby!?, ?¡Hazla tuya!?... Ole Justin, ¡que eres un machote!