Parece que Justin Bieber es experto en patrocinar polémicas. Esta última se remonta a noviembre de 2013, cuando el cantante barrió el escenario con una bandera argentina después de su actuación en Buenos Aires, aunque él alegó que se trataba de una camiseta. A la salida del evento, se supone que mandó a uno de sus guardaespaldas pegar una paliza a un fotógrafo que alega que después de la paliza le robaron dinero y su equipo de trabajo.

Ahora, según ha informado TMZ, el cantante se enfrenta a sus presuntos actos cuando tenía 19 años. El juez encargado del caso ha prohibido a Justin pisar territorio argentino, y le ha amenazado con que en caso de hacerlo será detenido.

Ha sido el mismo portal de noticias mencionado anteriormente el encargado de publicar la actitud que tiene pensada tomar ante esta situación. Al parecer, los abogados de Justin confían en que el resto de jueces se den cuenta de que se trata de un acto autopromocional por parte del juez que está llevando el caso.

El problema es grave. Y es que Bieber, después de esta pausa en su gira para descansar, continúa con 'Purpose' en Sudamérica, Australia y Nueva Zelanda. Argentina es su punto más fuerte de fans, y va a repercutir en su gira si no le dejan cumplir con sus actuaciones programadas para las que aún no hay fechas fijadas. Según ha declarado el equipo de Justin esta actitud es perjudicial para su país: "el juez está siendo contraproducente con su propio más porque Justin puede aportar una enorme cantidad de dinero a su economía".

El cantante, que siempre ha mantenido su inocencia, y ha declarado en el tribunal argentino el pasado mes de abril, cuenta con el apoyo de sus fans, que se han echado a la calle para reclamar la actuación de Justin Bieber y el derecho a la música.