Una de las parejas que más pasiones y odios levantan a lo largo y ancho del planeta asistió a los MTV Video Music Award. Es más, protagonizaron uno de los momentos de oro. Se trata de Justin Bieber y Selena Gomez.

Selena cambió el micro de cantante por uno de reportera y allí que se puso a entrevistar a su chico a su llegada. Ella iba hecha una mujer de los pies a la cabeza, con un elegantísimo vestido negro de encaje. Él, sin embargo, tenía pinta de macarrilla: zapatillas de estampado de leopardo, cadena de oro al cuello, gafas del último grito y..., ¡una serpiente en su mano! La reacción de Sel al verla nos hace intuir que es la nueva mascota de Bieber y que ya había tenido el gusto de ser presentada antes.

Selena Gomez trataba de hacer su trabajo de la mejor manera posible tratando de ser una buena profesional. Justin intentaba mantenerse serio y no reír, pero no pudo. Cayó rendido ante la guapa 'reportera' así que no hacía más que tontear y..., meter mano.  Así es Justin Bieber no se aguantó más y le plantó un beso por sorpresa a su novia al más puro estilo 'Carbonillas'.

No sabemos si fue un beso para 'hacer las paces' después de que él confesara que se moría de ganas por ver la actuación de Beyoncé o, simplemente, es que no podía aguantarse. La señorita Gomez se apartó ya que el 'pulpo Justin' seguía y seguía besuqueándola ante las cámaras. Ay, si es que cuando uno está enamoradito... ¡pierde las formas!