Uno de los cantantes más famosos del momento, ha sido pillado en una situación muy delicada y comprometida. Justin Bieber que se encontraba en Nueva York, presentando su película 'Never say never', aprovechó el día para asistir a un partido de baloncesto, pero con las prisas, el chico no pudo pasar por el baño y no se reprimió a la hora de rascarse sus partes más nobles.

A juzgar por su cara, no nos extraña que tuviera que aliviarse urgentemente delante de todo el mundo, porque el pobre seguro que estaba muriéndose.  Al menos, podría haber utilizado a su guardaespaldas para que le tapara de las miradas indiscretas y haber aliviado su 'picorcillo' de una manera más tranquila. La próxima vez que te pase algo así, te recomendamos que te escapes de las cámaras, si no quieres que te pase como a otras celebrities como Cameron Díaz, Salma Hayek o la cantante española Bebe.