Avalanna Routh falleció a la edad de seis años debido a la enfermedad terminal que padecía desde los nueve meses, un cáncer terminal. Su historia se dio a conocer a través del hospital donde residía, el Dana-Farber Cancer Institute de Boston, que tras años de convivencia con la pequeña sabían de sobra la devoción que sentía por Justin Bieber.

Los médicos decidieron prepararle una sorpresa a la niña y se pusieron en contacto con la estrella del pop. Juntos organizaron un matrimonio ficticio entre Justin y Avalanna, aunque el cantante no pudo acudir a la original ceremonia.

Meses más tarde, el artista no quiso dejar de lado a Avalanna y la invitó a pasar el día de San Valentín junto a él en Nueva York. La princesita aceptó la invitación y se convirtió en la niña más feliz del mundo por cumplir su sueño. Los dos pasaron un día inolvidable en la ciudad de los rascacielos, donde no faltaron pasteles ni juegos de mesa.

Pero el triste final era inevitable. Los familiares de Avalanna informaban mediante las redes sociales de su fallecimiento y Justin ha sido de los primeros en mostrar sus condolencias: “Acabo de recibir una de las peores noticias, uno de los grandes espíritus que he conocido se ha ido. Por favor oren por su familia y por ella. RIP Avalanna, te quiero”.  A pesar de padecer una enfermedad que no tenía cura, la pequeña no dejó ni un minuto de luchar por seguir adelante, sin duda un ejemplo para todos.