Desde que el pasado año Seth Rogen llamara a Justin Bieber “pedazo de mierda” en las redes sociales, la guerra entre ambos estalló. El actor confesó que, tras una breve reunión con él, el canandiense le había caido fatal: “Es un buen ejemplo de ese tipo de personas que te crees que vas a odiar y luega las odias tanto como puedas”, aseguró Seth.

Pero nada como el plató de Ellen Degeneres para enterrar el ‘hacha de guerra’. Allí se encontraba Rogen haciendo una entrevista cuando de pronto apareció alguien que iba con una máscara con su cara.

Y al quitársela… ¡Sorpresa! Era el propio Bieber. De hecho el actor confesó que antes del programa se lo había encontrado por el pasillo y habían congeniado de nuevo, por lo que por fin, parece, que estos dos van a llevarse bien.