Aunque habrá muchos believers que cualquier cosa del cantante sea un auténtico regalo para ellos, seguramente a otros muchos les haya dado un asco terrible ver esta imagen del cantante.

Hace dos días Justin Bieber ofrecía un concierto en el Hartwall Areena de Helsinki, en Finlandia, cuando de repente estornudó y todas sus mucosidades salieron disparados por encima de las cabezas de sus fans.

Un estornudo de tal magnitud con el que también perdió los auriculares que llevaba durante el concierto y que le ayudan a afinar su voz.