Justin Bieber es todo un carácter así que no nos sorprende cuando vemos que se enfrenta con alguien. Ha protagonizado ya varios escándalos por el trato a sus fans y por encararse con desconocidos, y esta semana de nuevo ha dejado que su vena más agresiva salga a la luz.

El cantante canadiense, que está teniendo ahora un tiempo de descanso en la gira con la que está dando la vuelta al mundo y con la que está desbordado de trabajo, no para de entrenar. Recientemente le veíamos corriendo al aire libre muy bien acompañado. Cerca de Los Ángeles y junto a su gran amiga Madison Beer, con quien mantiene una estrecha relación desde hace años, Bieber disfrutó de una mañana muy deportiva. Y es que además de gustarle la música y pasárselo bien, el cantante es amante del deporte.

Y precisamente eso estaba haciendo cuando intentó iniciar una pelea. La estrella del mundo de la música disfrutaba de un partido de hockey sobre hielo cuando uno de los jugadores del equipo contrario interrumpió su jugada y consiguiendo que Justin enfureciese. Del golpe con el que el defensor del equipo contrario ha impedido a Bieber marcar ha roto el palo por la mitad, y esto no ha sentado nada bien al canadiense, que según demuestra el vídeo publicado por el portal de noticias TMZ no lo ha dudado y ha ido tras él con actitud agresiva.

Por suerte el árbitro ha conseguido controlar la situación evitando que ambos jugadores se enfrentasen. Pero Justin no se ha quedado convencido con la mediación y ha ido a buscar al portero del equipo contrario, pero de nuevo, el árbitro ha intervenido. Todo ha quedado en una simple disputa que no ha trascendido.