Cuando Justin Bieber comenzó su relación con Sofia Richie recibió numerosos comentarios negativos y decidió desactivar su cuenta de Instagram. No es el único que lo ha hecho. Hace poco, la modelo Kendall Jenner asustaba a sus seguidores cerrando de forma temporal su perfil para desengancharse, y retomó su actividad una semana después. Pero no parece que vaya a hacer lo mismo el cantante canadiense.

Bieber ha hablado de este tema en su último concierto en Londres. En medio de la actuación y con un toque irónico, alegando que la red social era como el mismísimo diablo, ha informado que no regresará a Instagram. Esta noticia seguro que ha entristecido a más de uno, porque si su exnovia, Selena Gomez, era la reina de la red social, él era el rey, y sus millones de seguidores echarán mucho de menos las publicaciones del artista.

Su gira 'Purpose Tour' no está pasando indiferente para nadie, y es que protagoniza una polémica en todos y cada uno de los conciertos. Acabó llorando ante sus fans en Alemania, dio un puñetazo a un seguidor en su paso por España y en la capital británica se despide para siempre de Instagram. Durante la actuación preguntó al público que si querían que volviese a Instagram y se autorespondió: "No quiero recuperar Instagram. Instagram es para el diablo, creo que Instagram es para el diablo. Estoy seguro al 90%".

Con esta despedida nos ha confirmado que no reactivará su cuenta, pero nos ha dejado con los dientes largos. Ha comentado que cuando está en la piscina y se hace fotos que, en otro momento, subiría a Instagram, ahora no lo hace pero piensa: "¡Oh, esta les encantaría!".