Justin Bieber, según informó TMZ, acudió al centro de salud Northwell Health en Long Island el pasado 18 de mayo debido a una lesión en uno de los testículos que se hizo mientras jugaba al futbol.

Durante su visita al hospital, parece que una exempleada del centro, Kelly Lombardo, se puso curiosa al enterarse de que el artista se encontraba allí y accedió a su historial médico de manera ilegal. Ahora, está siendo acusada por este hecho.

Pero la versión del abogado de Kelly es totalmente diferente. Según ha contado, Lombardo escuchó que Justin estaba ingresado a causa de una enfermedad de transmisión sexual. Ella ha alegado que en ningún momento se creyó este hecho, y que tampoco tuvo acceso al historial del cantante tal y como se le acusa.

Los demás empleados del hospital se basaron en que siendo una mujer joven seguramente le habría picado la curiosidad de saber por qué Justin estaba ingresado. Estas declaraciones no han sentado nada bien a Lombardo, quien ha decidido tomar medidas legales y demandar por discriminación y terminación del contrato ilícita: "Mi cliente nunca accedió a la historia médica del Sr. Bieber. La acusan falsamente de hacerlo por su género. Esperamos poder apelar estas acusaciones vigorosamente en la División de Derechos Humanos en Nueva York", le dijo el abogado de la exempleada a Billboard.