Justin Bieber vuelve a demostrar que está loco por su chica. Su adorada novia Selena Gomez dio el último concierto de su gira en las Vegas y su novio no pudo estar allí para aplaudirla y apoyarla como sólo él sabe. Así que decidió compensarla por todo lo alto.

El regalito sorpresa que preparó Justin no fue otro que acudir a la fiesta de después del concierto y convertirse en Dj sólo por ella. ¡Eso es un novio y lo demás tonterías!

Selena disfrutó como una enana del arte de su chico y le aplaudió una y otra vez. Muy interesada por el cantante, Selena se acercó a su novio para darle de comer. Y es que no quiere que le falte absolutamente nada a su Bieber.

Fuera de control y de lo más motivado, Bieber animó la fiesta. Aunque a juzgar por los pocos asistentes que había, tampoco imaginamos que hubiera un gran desfase.

Los instrumentos y su vozarrón fueron lo único que el cantante dejó a un lado. Su dotes de bailarin estuvieron muy presentes y se marcó un baile a lo 'Party Rock' que dejó sin aliento a su 'público'.

Rapero, bailarín, buen novio y ahora DJ. Definitivamente este chico... ¡lo tiene todo!