Parece que Justin Bieber está descubriendo su vena más macarra y agresiva. La última del cantante canadiense ha sido enfrentarse con los paparazzi. Bieber viajó hasta Israel para promocionar su último trabajo y estaba tan cansado del acoso de la prensa que ni corto ni perezoso se lanzó contra los fotógrafos. Pero no les agredió verbalmente, él va al grano y trató de atropellar a un fotógrafo.

Según explicó el propio Bieber en twitter el acoso de la prensa era tal que no podía caminar sin que hubiera un fotógrafo a su vera. El momento atropello lo justifica diciendo que tan sólo estaba tratando de huir de la prensa y que el enfado le nubló un poco la vista.

Parece que a Bieber tanto trabajo le está afectando a los nervios y al comportamiento, a lo mejor unas pequeñas vacaciones le vendrían bien.