Justin Bieber la ha vuelto a liar, y es que si en Australia ya fue detenido por ponerse a insultar a la policía mientras realizaba un exhaustivo control del avión privado del cantante en busca de drogas, ahora en Argentina también le quieren ver entre rejas. Y es que después de sus últimas de pisar la bandera argentina y barrer con ella el escenario en uno de sus conciertos o cancelar una actuación por estar supuestamente enfermo, Justin también se atrevió a agredir a uno de los fotógrafos que se encontraba en la misma discoteca que él.

Por esa razón, según informan diarios argentinos, por orden de los abogados del paparazzi, Víctor Stinfale y Matías Morla, el cantante se encuentra en búsqueda y captura por la Interpol. Los abogados le acusan de ordenar a sus guardaespaldas la destrucción de todo el material de trabajo, cámaras y demás.

"Lo pueden agarrar en Estambul si está ahí, llega al aeropuerto y no va a pasar. Si el juez me da la captura, puede pasar que el país donde queda lo exima de prisión, pero eso sucede una vez detenido. Se va a quedar en algún aeropuerto", señaló Stinfale al programa de televisión argentino Animales Sueltos.

¿Veremos al principito del pop entre rejas?